Política

Ultimas Noticias | Proyecto desarrollará viviendas adaptables e inteligentes para personas mayores y con discapacidad

De esta manera, ViSAI busca ser un aporte en la generación de políticas públicas sobre vivienda y envejecimiento, orientadas a mejorar la calidad de vida de las personas mayores, pero también de las personas con diversas discapacidades y familias en general

La propuesta busca crear un modelo de vivienda social accesible, intergeneracional y adaptable a los cambios que experimentan las personas en su proceso de envejecimiento. El prototipo incluirá tecnologías y herramientas que lograrían que sea similar a una “casa inteligente”. Compartir Twittear Compartir Imprimir Enviar por mail Rectificar

Con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas mayores, investigadores de la Universidad de Chile y de la Universidad de Santiago desarrollan el proyecto Vivienda Social Accesible Intergeneracional (ViSAI). La iniciativa busca crear un diseño de vivienda innovador y adaptable para las necesidades que emergen durante el proceso de envejecimiento.

En Chile, las personas mayores de bajos recursos suelen vivir en viviendas sociales, las cuales tienden a presentar condiciones inadecuadas para el desarrollo pleno de la vejez.

Esto provoca que muchas de ellas deban abandonar sus hogares buscando una mejor calidad de vida, acudiendo a casas de familiares u hogares de reposo. Esta situación también puede generar un sentimiento de desarraigo y un impacto emocional, puesto que además se produce una rotura en su tejido social y una disminución en su autonomía.

Frente a este problema, el proyecto adjudicado a través del concurso “Desafío Global de Longevidad Saludable Año 2021, Fase internacional”, abierto por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) y la U.S. National Academy of Medicine (NAM), busca crear un modelo de vivienda social accesible e intergeneracional adaptable a los cambios que se experimentan en el proceso de envejecimiento.

La convocatoria se fundamenta en los resultados de dos estudios previos que generaron un conjunto de recomendaciones de accesibilidad para el hábitat residencial y que contemplan la inclusión de personas ciegas, sordas y con movilidad reducida.

ViSAI actualmente se está desarrollando en el Parque Carén  y se encuentra en su primera fase, la cual finaliza el 12 de octubre del 2022.

A pesar que se contempla poder desarrollar una segunda fase y final, esto dependerá de la evaluación y el financiamiento que siga otorgando la U.S. NAM. Ante esto, el equipo de investigadores e investigadoras, expuso que en estos momentos necesitan más aportes materiales y financieros para poder seguir desarrollando el prototipo y testeándolo.

La iniciativa realizada por diversos investigadores  e investigadoras y dirigida por Mariela Gaete Reyes, directora del Instituto de la Vivienda (INVI) de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la U. de Chile y arquitecta especializada en accesibilidad y discapacidad.  

Responder a las necesidades de un amplio espectro de habitantes, desde familias jóvenes hasta personas mayores y personas con discapacidades temporales o permanentes, es la principal meta de ViSAI.

En este contexto, el vicerrector de Investigación y Desarrollo de la casa de estudios, Enrique Aliste, destacó la iniciativa, ya que da respuesta a una de las grandes preocupaciones de la sociedad chilena.

“Somos un país que demográficamente envejece y que, lamentablemente, sigue con déficit de vivienda, tanto en número como en sus condiciones de habitabilidad. Por ello, es de suma relevancia que se investigue en estos temas que aportan a la solución de grandes desafíos que tenemos como sociedad, como el envejecimiento y la vivienda digna y adecuada a sus habitantes”, enfatizó.

Vivienda accesible y adaptable De acuerdo con Mariela Gaete, ViSAI se inspiró en “the lifetime home standard”, instrumento que la directora conoció en el curso de su PhD en Reino Unido, el cual establece un conjunto de criterios de accesibilidad y diseño inclusivo.

“Este concepto se transformó en estándares específicos que tienen asociados los temas de inclusividad, accesibilidad, sustentabilidad y un valor económico de las viviendas”, comentó Gaete.

El diseño contará con un método de construcción prefabricado que permite aumentar o disminuir tanto el número de espacios domésticos como su tamaño, posibilitando transformaciones espaciales acordes a las necesidades intergeneracionales.

En este sentido, la académica señaló que la modificación de estos espacios es esencial para los cambios que surgen durante los procesos de envejecimiento e incluso de allegamiento, un fenómeno que lamentablemente es común en Chile.

“Aunque tenemos un modelo base de unas dimensiones que permite el acceso de una persona en silla de ruedas manual, estamos diseñando también algunos recintos que se puedan modificar. Es decir, cuya dimensión se va a poder extender para que también sea accesible para una persona que use silla de ruedas neurológica, que requiere mucho más espacio que una silla de ruedas manual”, agregó la arquitecta.

Por otro lado, este prototipo de vivienda también incluirá tecnologías domóticas y ultrasónicas para quienes cuentan con discapacidades visuales y auditivas.

De acuerdo con la investigadora Javiera Acevedo, esto consiste en distintas herramientas tecnológicas que facilitan la vida de las personas ciegas, sordas o con movilidad reducida, como -por ejemplo- mesas que bajan o suben acorde a la necesidad del habitante, sensores de ruido y movimiento, entre otras herramientas que lograrían que este prototipo sea similar a una “casa inteligente”.

A pesar de que en la actualidad el acceso a este tipo de tecnologías generalmente implica un alto gasto monetario, los materiales que se utilizan en este proyecto son de bajo costo, permitiendo un mayor rango de accesibilidad.

La idea de esto, precisa Javiera Acevedo, es que sus valores puedan incluirse en los que actualmente el Estado chileno entrega a personas con discapacidad a través de subsidios habitacionales.

De esta manera, ViSAI busca ser un aporte en la generación de políticas públicas sobre vivienda y envejecimiento, orientadas a mejorar la calidad de vida de las personas mayores, pero también de las personas con diversas discapacidades y familias en general.

Todo esto basado en evidencia y a través de un trabajo colaborativo e interdisciplinario para realizar un abordaje integral sobre la problemática habitacional que afecta a miles de habitantes a lo largo del país.

Síguenos en