Política

Bullrich ponderó los hitos de su gestión: “Hemos dejado la vara alta”

Fútbol, futbolista, soccer
Jennifer Aniston y Brad Pitt se reúnen de nuevo… ahora por una buena causa

. “Esta idea de haber dado vuelta el concepto de la víctima. La víctima era siempre el último orejón del tarro. Era más importante el victimario y la victima”

“No vemos (hoy) una decisión de lucha contra el narcotráfico. No vemos una decisión de lucha contra el narcomenudeo que es donde más muertes se producen. Directamente la vemos muy abandonada. Y lo que pasó la semana pasada es muy importante. Que se te rebele una fuerza policial como lo es la de la Provincia es un dato grave” , opinó la presidenta de PRO. También tildó de “lamentable” que se ocupen terrenos por los que la gente que trabajó duramente y que detrás “haya organizaciones que son de la misma orientación política que el Gobierno”. Las tomas “van en contra de lo mínimo que un país necesita, que es el orden”, remarcó

Con una crítica velada a la actual política de seguridad por oposición a los valores e ideas que ponderan como propios, la ex ministra y actual presidenta de PRO, Patricia Bullrich, recorrió los “hitos” de su gestión compilados en un libro de su autoría con el título “Una gestión con corazón e ideas. La doctrina de seguridad que abrazan los argentinos” . A lo largo de poco más de una hora y media de reunión virtual, la dirigente celebró que “hicimos cosas increíbles” en su lucha contra el crimen y enfatizó en la “rehumanización” de las fuerzas de seguridad a su cargo: “Hemos dejado la vara alta”, celebró, y anticipó que, a fin de año, saldrá una segunda publicación de mayor intimidad.

Siento mucho orgullo de este equipo y siento mucho orgullo de haber planteado una doctrina de seguridad que hoy los argentinos abrazan “, enfatizó Bullrich, reiterando la bajada de la publicación editada por el Instituto de Estudios Estratégicos con apoyo de la Fundación Friedrich Naumann. Con unos 500 espectadores al Zoom con invitación previa y una transmisión en paralelo a través de Facebook live, el evento se prolongó a lo largo de poco más de hora y media entre reflexiones, anécdotas y elogios de parte de diversos funcionarios que la acompañaron en su turno en el ministerio.

Bullrich los describió como un equipo que fue más allá de la gestión, “que nos jugamos a fondo, en un cambio de paradigma, de doctrina” y que consiguió revertir nociones repetidos por todos, de forma sistemática. “Esta idea de haber dado vuelta el concepto de la víctima. La víctima era siempre el último orejón del tarro. Era más importante el victimario y la victima” , sostuvo la ex ministra, al punto de que la gente ya que se había acostumbrado a la impunidad de los delincuentes. Según Bullrich, haber puesto a la víctima en el centro de las políticas de seguridad  fue un cambio enorme.

. “Esta idea de haber dado vuelta el concepto de la víctima. La víctima era siempre el último orejón del tarro. Era más importante el victimario y la victima”

“No vemos (hoy) una decisión de lucha contra el narcotráfico. No vemos una decisión de lucha contra el narcomenudeo que es donde más muertes se producen. Directamente la vemos muy abandonada. Y lo que pasó la semana pasada es muy importante. Que se te rebele una fuerza policial como lo es la de la Provincia es un dato grave” , opinó la presidenta de PRO. También tildó de “lamentable” que se ocupen terrenos por los que la gente que trabajó duramente y que detrás “haya organizaciones que son de la misma orientación política que el Gobierno”. Las tomas “van en contra de lo mínimo que un país necesita, que es el orden”, remarcó.

Consultada respecto a  declaraciones de la actual titular de Seguridad, Sabina Fréderic, y referentes del ministerio, respecto a una “sobreactuación” en la gestión de Bullrich, la interpelada lo minimizó: “Para lograr cambios en cuatro años hay que hacer una actuación que sea muy potente” .  Y aunque deslizó que no quería criticar a su sucesora, a quien “quizás le cuesta comparar su ritmo de trabajo, sus decisiones o su filosofía”, aseguró que estaba contenta por haber estado presente en los cuatros años, a todo momento. “Más que sobreactuación, yo diría que fue una actuación a una velocidad y a un ritmo de transformaciones y cambios, por eso digo, que es la doctrina de seguridad que abrazaron los argentinos” , repitió Bullrich.

En todo momento, Bullrich se movió con comodidad ante una platea que no solo no manifestaba disidencia alguna sino que se decantaba en aprobaciones a través del canal de chat de la plataforma. Algunos rostros partidarios asomaban entre los espectadores además del actual embajador chileno en Buenos Aires, Nicolás Monckeberg Díaz, y funcionarios, civiles y militares, de numerosas embajadas como la de China, Estados Unidos y Brasil, entre otras . De hecho, la cooperación internacional formó parte de su exposición al recordar dos “hitos” de su gestión como el operativo Bobinas Blancas, con el apoyo de la DEA, y la seguridad en el G20, en 2018. Celebró que, en el exterior, se destacara la labor de las mismas fuerzas que se subestiman en el país.

Eugenio Burzaco, su ex número dos en el ministerio, se ocupó de desarrollar la política de Barrios Seguros que desplegaron por los seis distritos más complejos de la Ciudad de Buenos Aires, la Provincia de Buenos Aires y Santa Fe, y que, acorde al ex funcionario, “se quedaron sin tiempo” para exportar a Córdoba y Mendoza . El ex Secretario de Seguridad recalcó que el gobierno de Juntos por el Cambio terminó con el índice más bajo de tasa de homicidios gracias, en parte, a esta estrategia que integró a las diversas fuerzas federales y de proximidad, para expulsar a los narcos y recuperar la presencia del Estado en esas zonas.

También se refirió al programa de captura de prófugos, gran parte de ellos, secuestradores, violadores y asesinos, destacó. “Recuperamos más de 10 mil prófugos —indicó—. Y por eso nos da tanta bronca cuando liberan 4500 presos en la Provincia de Buenos Aires. Nos costó tanto buscarlos, personas que habían sido condenadas, que durante años estaban impunes, libres cuando tenían que estar presos. Nos costó tanto recuperarlos y que los liberen con tanta facilidad” , rechazó, en alusión a la decisión de la Justicia de descomprimir las cárceles al inicio de la pandemia siguiendo la recomendación de la Naciones Unidas en lo referente al dictado de domiciliarias para determinada clase de presos.

En este sentido, Gerardo Milman enfatizó en el desarrollo de las estadísticas a partir de su arribo a “un ministerio sin datos”, que incumplía la ley de publicación de datos públicos desde 2007. Al término del mandato, la curva había sido reconstruida desde 2001 hasta 2019. El ex Secretario del Consejo de Seguridad Interior lo comparó con la “manipulación del INDEC” ya que la tendencia de casos se había empinado en esos años de gestión kirchnerista los cuales no había información. “Me parece que lo que se intentó ocultar fue una verdad. Recordemos que en ese momento se decía que la inseguridad era una sensación” , rememoró.  

“Recuperamos más de 10 mil prófugos. Y por eso nos da tanta bronca cuando liberan 4500 presos en la Provincia de Buenos Aires. Nos costó tanto buscarlos y que los liberen con tanta facilidad”

Asismismo, Milman dijo estar convencido de que se puede bajar el delito “si se sale del ideologismo de creer que el delito es un problema social, es un problema económico”. Como prueba, acentuó que la gestión del pasado gobierno consiguió el menor nivel de homicidios “en un contexto de aumento de la pobreza, de alta inflación, seguramente de mayor desigualdad social y conseguimos que sea más baja”.  Bullrich repitió que “no tener estadísticas era no decirle la verdad a la gente de lo que estaba pasando” y que, a partir de allí, trabajaron en base a compromisos sobre las diversas áreas que le presentaban al Presidente una vez por mes.”

Además de destacar la baja en el número de secuestros como otro “hito” de su mandato, el economista Martín Siracusa, a cargo de la Subsecretaria de Gestión Administrativa, contó que debieron lidiar con la modificación de una estructura de sueldos que, en gran medida, no figuraba en los recibos. Y el reclamo de los retirados de Gendarmería y Prefectura que apenas percibían un tercio de su último salario y al que llevaron hasta el 82 por ciento. Confesó que les pesaba el antecedente de la rebelión de las fuerzas federales en los años previos pero que la política salarial se trataba también de un reconocimiento que les permitiera “poner la mayor distancia con la tentación de la corrupción”.

Bullrich lo relacionó con la “rehumanización” de las fuerzas de seguridad, bajo el lema de “cuidar a quienes nos cuidan”, con el que habían coincidido con el ex presidente Mauricio Macri. Narró una anécdota que le había ocurrido seis meses antes de asumir como ministra con un policía, de custodia en el banco de la esquina de su casa, quien le pidió sacarse entonces una foto con ella y le confesó que “mucha gente no quiere sacarse una foto con nosotros, nosotros somos mala palabra”. Esa frustración, aseguró Bullrich, le quedó muy grabada al punto de que la convenció de trabajar en pos de recomponer la imagen pública de las fuerzas de seguridad. Se refirió a la venia que un policía le hizo al cruzarla en la manifestación del pasado 17 de agosto: “Esa foto del saludo se hizo pública pero a mí me pasa todos los días. Con hombres y mujeres de distintas fuerzas que me saludan con ese gesto de a venia como alguien a quien vos le reconoces una autoridad. Algo que nosotros, creo, que nos ganamos.” , reveló Bullrich.

A su turno, fue el ex jefe policial Néstor Roncaglia quien avaló la idea de que se sentían “cuidados” por la ex ministra y que, acorde a los muchos contactos que aún mantiene, sabe que “todos es como que nos extrañan” (sic). El antiguo jefe de la Federal destacó que las cabezas de las cuatro fuerzas federales “nos sentíamos empoderados” con Bullrich y eso era clave para la motivación . “Les quiero mandar a todos un abrazo fuerte, que aguanten este difícil momento —transmitió Bullrich en el cierre del evento—. Los chicos están mal en sus casas. Las policías están mal en las calles porque es un momento muy difícil. Pero es importante que estén fuertes porque la gente los necesita”.

La presidenta de PRO, quien dijo sentirse recuperada de la Covid-19 luego del duro trance que le significó la enfermedad, aseveró que ya está “saliendo a la calle, caminando, inmune” .  Y prometió su segundo libro antes de fin de año, uno que, anticipó, compilará “anécdotas, lo picante, las cosas que vivimos, los momentos de alegría, de angustia, algo más personal de cómo viví esto “. Hasta entonces,  “Una gestión con corazón e ideas” será el testimonio de su mandato.