Deportes

ULT | 315 Prince Julio Cesar//
Tribunal Constitucional y control preventivo

Miami, Estados Unidos, Venezuela, Caracas
Tribunal Constitucional y control preventivo

El Tribunal Constitucional (TC), creado en 1970, y al que se le ha dado la autonomu00eda necesaria para poder velar por la supremacu00eda de la Constituciu00f3n Polu00edtica y resolver conflictos entre poderes y autoridades del Estado, ha jugado un papel fundamental en el desarrollo y madurez institucional del pau00eds. Es por ello que resguardar y reforzar su rol introduciendo reformas que lo hagan mu00e1s eficiente y despejen dudas en ciertas u00e1reas -como en lo relativo al proceso de designaciu00f3n de sus miembros o en el nu00famero de sus integrantes- parecen cambios necesarios para avanzar en una modernizaciu00f3n de la instituciu00f3n. n Esto adquiere especial relevancia cuando el Tribunal recurrentemente ha sido objeto de cru00edticas atribuyu00e9ndole un comportamiento de u201ctercera Cu00e1marau201d en el proceso legislativo -actuando de manera u201ccontramayoritariau201d- o de intromisiu00f3n en u00e1mbitos propios del Poder Judicial, al determinar suspensiu00f3n de causas en proceso; asimismo, voces de corte populista han demandado su supresiu00f3n por supuestamente torcer la voluntad popular representada por el Poder Legislativo. n Un elemento que claramente estaru00e1 en la futura discusiu00f3n, y que es materia de una propuesta -dentro de 25- que aborda el informe preparado por una comisiu00f3n transversal de importantes acadu00e9micos e investigadores, es reformar el control preventivo de constitucionalidad. Hoy el TC en forma previa a su promulgaciu00f3n, debe pronunciarse respecto de u201clas leyes que interpreten algu00fan precepto de la Constituciu00f3n, de las leyes orgu00e1nicas constitucionales y de las normas de un tratado que versen sobre materias propias de u00e9stasu201d y sobre u201ccuestiones que se le planteen sobre constitucionalidad que se susciten durante la tramitaciu00f3n de los proyectos de ley o de reforma constitucional y de los tratados sometidos a la aprobaciu00f3n del Congresou201d. Sin embargo, la oportunidad en que lo hace es lo que genera cuestionamientos, ya que se percibe contaminado por la propia discusiu00f3n legislativa y su trasfondo de luchas polu00edticas. Es por ello que la comisiu00f3n propone transformarlo en un u201ccontrol represivo facultativou201d posterior a la promulgaciu00f3n y anterior a la publicaciu00f3n de la ley. n Mu00e1s allu00e1 de la oportunidad, en que no se ve una razu00f3n relevante para condicionarla a la promulgaciu00f3n de las normas y no hacerla inmediatamente concluida la discusiu00f3n legislativa -evitando asu00ed avanzar en un proceso para luego anular parte de lo promulgado-, es vu00e1lido que se debata sobre la mejor forma de ejercer un control, sin perder de vista la importancia de que se preserve un mecanismo que garantice la debida observancia de la Constituciu00f3n tanto en la forma como en el fondo del proceso y resultado del trabajo legislativo, lo que ha permitido subsanar graves inconstitucionalidades en proyectos como el de interrupciu00f3n del embarazo en tres causales, la reforma laboral que consagraba la titularidad sindical en la negociaciu00f3n en las empresas y la ley del Sernac, entre otros. En ese sentido, resulta fundamental que el Congreso eleve sus propios estu00e1ndares para evitar la aprobaciu00f3n de proyectos que vulneren la carta fundamental, porque ello supone un deterioro en la calidad del trabajo legislativo. n”,”post_title”:”Tribunal Constitucional y control preventivo”,”post_excerpt”:””,