Tecnología

'Mariano Rivera se veía uno más del montón'

En el argot panameño la palabra “echado” hace alusión a rendirse. Esa era la actitud que precisamente tenía Mariano Rivera cuando en las primeras pruebas con los scouts, allá para finales de los 80, no convenció. noticias relacionadas ¿Se quedará Cooperstown chico para la ceremonia de ingreso de Mariano Rivera? Mariano Rivera es el Babe Ruth de los cerradores, dice Trevor Hoffman Para su fortuna al lado estaban Claudino Hernández y Emilio Gaez, quienes lo motivaron a intentarlo una vez más. El resto ya es historia. “Mariano en ese momento era un tipo que como uno dice estaba echado, porque no le habían salido las cosas como él quería”, detalla Hernández. Y aunque el exreceptor quedó maravillado con las cualidades de lanzador de Mariano, no lo veía como la gran estrella que es y que hoy ingresará al Salón de la Fama. “Pensé que tenía para béisbol profesional. Pero el que dice ahora que cuando vio a Mariano sabía que iba a ser una super estrella, miente. Él se veía uno más del montón. Para mí fue sorpresa cuando fue pasando los récords”, rememoró Hernández. ‘ 2.21 es la efectividad de por vida de Mariano Rivera en las Grandes Ligas.

1.173 ponches recetó Rivera en sus 19 campañas en las Mayores con el uniforme de los Yanquis.

71 cuadrangulares toleró el mejor cerrador de todos los tiempos, que hoy ingresa a Cooperstown.

Desde aquellos días cuando todo parecía un sueño, hasta la realidad del presente vestida de magnanimidad, Claudino ha vivido muchos episodios al lado del máximo cerrador de todos los tiempos. Sabe mejor que nadie, por ejemplo, que Mariano nunca desacreditó el nivel de la selección panameña, evocando aquel tiempo en que “Mo” fue acusado de traidor a la patria. “Él estaba interesado en jugar el primer Clásico. Jamás salió de su boca que no teníamos equipo. Él no fue porque nadie se iba a hacer responsable del seguro, pero de que quería participar, sí quería. En ese momento no tuvo opción porque eso lo decidía su equipo”, manifestó. También ha disfrutado de las ventajas de ser amigo de “Apaga y vámonos”, como estar presente en lugares restringidos para el común de los mortales y conocer a otras figuras de las Grandes Ligas. “Claro que me he codeado con grandes. En la villa donde él vivía, también vivían Bernie Williams, Andy Pettitte, Sierra, me rodeaba mucho de ellos. En el clubhouse conversaba con Jorge Posada, Luis Sojo. La verdad era un ambiente latino, había mucho relajo con respeto”, dijo. Tampoco olvida cuando fue a ver un partido y dejó el celular en los puestos asignados a Mariano. Mientras daba el aparato por perdido, el “Expreso de Puerto Caimito” solo se reía y lo hacía porque sabía que se lo devolverían, como efectivamente aconteció. VEA TAMBIÉN: Mariano Rivera habría roto más de 600 bates durante su carrera VEA TAMBIÉN: Jorge Luis Pinto confirma acercamiento con la Fepafut y pide tiempo Todas estas vivencias de primera mano, y como hombre de béisbol, llevan a Claudino a alzar la voz y pedir el lugar merecido para el legendario excerrador. “Como panameños tenemos que darle valor. Vas a Estados Unidos y todo el mundo habla mientras en Panamá está todo frío. Hay que aprovechar estas figuras, no sabemos si este será el último. Duro hallar otro Mariano, otro que sea elegido con el 100% de los votos. No creo que salga”, destacó. Como uno de sus camaradas conoce igualmente que el último 42 no ha sacado ni de su memoria ni de su corazón a su país. “Siempre habrá quien le busque lo malo a lo bueno. Antes decían que Carew era un gringo más. Pero los panameños debemos estar orgullosos de tener a alguien como Mariano. Él me dijo en nuestra última conversación que tiene muchas ideas y proyectos para Panamá. Ya ha hecho mucho, pero no le gusta divulgar lo que hace”, sentenció.