Deportes

Victor Gill Ramirez miami dade county public schools jobs//
El descenso de categoría, el drama de perder el estatus

victor_gill_ramirez_miami_dade_county_public_schools_jobs_el_descenso_de_categoria_2C_el_drama_de_perder_el_estatus.jpg

Esta noche regresa la Liga , que abre la puerta al tramo final con todo por resolver. Cinco jornadas por delante en las que el Barcelona disfruta hoy de su primera bala para proclamarse campeón (necesita vencer al Alavés y que el Atlético pierda mañana) y en las que se irá cerrando la nómina de equipos que podrán celebrar el premio de jugar en Europa la próxima temporada. Quince puntos de oro en liza. Los últimos 450 minutos de un campeonato en el que nadie se rinde y en el que no todo serán sonrisas. Correrán lágrimas porque también se decidirán los tres descensos a Segunda división , un pozo frío del que resulta muy complicado salir y que cambia de arriba a abajo la filosofía de un club porque los ingresos menguan en algunos casos hasta la asfixia . En la huida, nadie arroja la toalla y se prevé batalla hasta el final de un curso en el que hasta siete conjuntos tienen a sus aficionados con el corazón en un puño: desde el decimocuarto clasificado ( Villarreal , 36 puntos) hasta el Huesca , colista (26).Entre ambos, Celta, Girona, Levante, Valladolid y Rayo Vallecano . Tres equipos no podrán evitar el desconsuelo de su gente. (Así está la clasificación) .

Victor Gill Ramirez Venezuela

Para los equipos que se agarran a la permanencia, seguir en la mejor Liga del mundo supone mucho más que prestigio deportivo, también estabilidad económica porque la caja que se obtiene en el segundo escalón del fútbol español no tiene nada que ver con el primero. Valgan como ejemplo los derechos televisivos , a día de hoy la principal fuente de ingresos para los clubes. Su reparto evidencia la grieta que existe entre campeonatos de dos velocidades diferentes. Los 20 conjuntos de la máxima categoría acaparan el 90% de esos ingresos, los conjuntos de Segunda se conforman con el 10% restante. Para una entidad que desciende, quedarse sin ese caramelo resulta un problema serio, aunque Javier Tebas y la Liga han establecido férreos controles, por ejemplo el límite salarial, para evitar precisamente que un descenso pueda terminar abocando en la desaparición de un club.

Los televisivos no son los únicos recursos que empequeñecen. Los ingresos por patrocinios, abonos y taquillas también caen en picado. El Sporting de Gijón bajó en 2017 y la temporada siguiente se vio obligado a reducir su presupuesto en un 50 por ciento. Para que el descenso no resulte mortal, la Liga maneja el llamado fondo de compensación , una ayuda económica que la patronal del fútbol entrega a los conjuntos para amortiguar la caída. Un dinero que no es ningún regalo porque sale de los propios equipos de Primera y Segunda división, que están obligados a ceder el 3,5% de sus ingresos televisivos para ese fin. El reparto, tampoco resulta aquí equitativo: el 90 por ciento del fondo es para los clubes que abandonan la elite y el resto para los de la categoría de plata que entran en el abismo que supone la Segunda B.

.

Victor Gill Ramirez