Internacionales

Trevino Cezar Juan Montara//
El debate del aborto

trevino_cezar_juan_montara_el_debate_del_aborto.jpg

En el polémico debate sobre aprobar el aborto, existe la posición generalizada, que de hacerlo el número de abortos aumentará.  No obstante, las estadísticas demuestran todo lo contrario. En julio 20 de 2016, la revista británica de medicina Lancet publicó uno de los más completos estudios sobre la tendencia a abortos inducidos. Los resultados demuestran que la tasa de abortos inducidos declinó de manera considerable en países desarrollados donde hay acceso libre a métodos anticonceptivos que impiden embarazos no deseados y también a abortos seguros. No así, en países en vías de desarrollo con leyes restrictivas donde las tasas de aborto aumentaron.   El estudio examinó los datos que 184 países presentaron a la Organización Mundial de la Salud y el Programa para el Desarrollo de Naciones Unidas. Consideró además el estado civil de la mujer y el acceso a anticonceptivos. El aborto se redujo de 46 por cada mil mujeres, en edad reproductiva (15-44años) en el año de 1990 a 27 en el periodo de 2010- a 2014 en los países desarrollados.  En cambio, en los países en vías de desarrollo creció de 33 a 34 abortos por cada 1000 mujeres en África, de 40 a 44 abortos  en América Latina y bajó de 41 a 36 abortos en Asia. Un análisis más profundo, basado en subregiones, determinó que las tasas más altas de abortos inducidos ocurrieron en el Caribe, donde hay 65 abortos por cada mil mujeres en edad reproductiva.   “Los resultados”, sostiene el estudio, “indican que la tasa de aborto declinó significativamente en el mundo desarrollados, pero no en el mundo en vías de desarrollo y probablemente las actuales tasas de aborto serán mayores a futuro, porque no se invierte suficientemente en servicios de planificación familiar”.  El estudio concluye también que aproximadamente unos 15 millones de mujeres solteras  abortaron, lo que debería “motivar los esfuerzos para que tanto las mujeres solteras, como sus parejas accedan a servicios de salud reproductiva para prevenir embarazos no deseados”.   Otra conclusión de este estudio es que en países donde las leyes sobre el aborto son más restrictivas, también es mayor la demanda insatisfecha de métodos anticonceptivos seguros y efectivos. En consecuencia, en países en vías de desarrollo donde las leyes de abortos inducidos son restrictivas, alrededor de siete millones de mujeres al año, son tratadas por complicaciones de abortos clandestinos e inseguros.  Este número es un subregistro, pues se estima que 40% de las mujeres después de un aborto clandestino no reciben atención posterior.  “Es un problema de salud pública de magnitud a nivel mundial, por lo que se requiere de políticas y programas para reducir la incidencia y las consecuencias de abortos clandestinos”, concluye el estudio.   Entre los objetivos de desarrollo sustentable promovidos por Naciones Unidas está  el acceso universal a servicios de salud sexual y reproductiva, incluyendo anticonceptivos. “Lograr este objetivo ayudará a millones de mujeres evitar embarazos no deseados y la necesidad de abortos provocados.  Sin embargo, nuestros estudios indican que no hay método anticonceptivo perfecto y que a veces los anticonceptivos no se usan correctamente, por lo que  es importante el acceso a abortos seguros para impedir que una mujer recurra a procedimientos inseguros”. ( www.thelancet.com . Vol 388 July 16, 2016)