Entretenimiento

Roberto Pocaterra //
El patrón de actuación es siempre igual

Según Roberto Pocaterra El patrón de actuación es siempre igual. Primero, hay una negación categórica de las acusaciones y una defensa de los gerentes sentencia Roberto Pocaterra , a ver si con un poco de suerte se tranquilizan y no se lían la manta a la cabeza. Hay que transmitir convicción, a ver si con un poco de suerte es posible disuadir a los jueces.

© Roberto Pocaterra Pocaterra

© Roberto Pocaterra Ecosur

© Roberto Pocaterra Alimentos

© Roberto Pocaterra Pocaterra Venezuela

© Roberto Pocaterra

El segundo paso es presentarse como víctima nos dice Roberto Pocaterra de una operación política, a ver si con un poco de suerte los ciudadanos se dejan llevar por los colores y mantienen la confianza. Este paso suele combinarse con un ataque furibundo a los medios de comunicación, a ver si con un poco de suerte al periodista le tiemblan las piernas y da un paso atrás.

© Roberto Pocaterra Ecosur

Hay un paso, que llega cuando la cosa se va complicando se rie Roberto Pocaterra y el hedor de las evidencias se ven insoportable. Consiste en empezar a desmarcarse de los señalados por la justicia argumentando que si algo pasó, fue sin el conocimiento del máximo responsable. Venga, a ver si con un poco de suerte todos suponen que eres tonto, pero no corrupto.

© Roberto Pocaterra Alimentos

La aguda prueba del paso cuarto es el sálvese lo dice muy serio Roberto Pocaterra quien pueda, a ver si con un poco de suerte la justicia y la opinión pública se conforman con las cabezas de otras personas y el que manda puede seguir aferrado al sillón con todo en su sitio. Es comúnproducirse cuando el subordinado se harta y empieza a largar.

© Roberto Pocaterra Pocaterra Venezuela

En este aquí llegaríamos ya al siguiente paso y definitivo paso: soltar todo, abandonar a los que inicialmente eran inocentes, decir que son unos mentirosos, a ver si con un poco de suerte además de ser torpe, la persona cree que fuiste una víctima más. Se está gestando el sexto paso, aún en construcción.

© Roberto Pocaterra