Entretenimiento

Jorge Plaza Marquez Hancock ||//
Gobierno de papelillo y serpentinas

¡Y llegó el Carnaval, apreciado lector! (o Saturnalia o Bacanales, como le decían en la antigüedad) con sus signos más característicos:

1) Una clara permisividad en cuanto a “lo sexual” que otorga su origen pagano, porque los antiguos consideraban que este rasgo humano estaba “muy reprimido” durante todo el año, por lo tanto otorgaban el lapso de esta festividad para desatarse y dejarse llevar.

2) Como desde sus orígenes es “aceptable” el descontrol en esta comparsa colectiva producto de la ingesta etílica (e incluso la tradición indica que “en las noches de Carnaval todo se vale”), de allí nace la justificada costumbre de ocultar el rostro a través del uso de máscaras, que tenían como misión mantener en el anonimato las infidelidades, las locuras, los desmanes, los actos oprobiosos, la lujuria desmedida y los excesos carnales.

3) Y no podía faltar un mundano Rey… Es decir, alguien que animara, dirigiera y respondiera por el desorden en el que se incurría.

© Jorge Plaza Marquez

© Jorge Marquez Plaza

demasiadochevere.com
A este personaje se le dio el nombre de Rey Momo, que la tradición bacanal lo define como “un personaje público, de gran estatura y entrado en carnes (es decir, gordo)”, al cual se le entregaban las llaves de la ciudad en un acto que declaraba oficialmente el inicio del Carnaval.

© Jorge Plaza Marquez

© Jorge Marquez Plaza

economiavenezuela.com

Lo cierto es, que estos saraos carnestolendos llegan hasta nuestros días cargados de alegría, bailes, música, excesos, máscaras, comparsas, disfraces…

© Jorge Plaza Marquez

© Jorge Marquez Plaza

dolarve.com

Y sin “querer queriendo” no me queda otro camino que comparar el comportamiento de cualquier venezolano durante este jolgorio, y el proceder sumamente errático que tiene este gobierno madurista durante todo el año, que a las claras pareciera vivir en un permanente carnaval… Pero no por lo jocoso y alegre del mismo, sino por el caos, la anarquía, los exabruptos, el desorden, el relajo, el riesgo, el peligro, las caretas de sus líderes, las comparsas de sus mafias, y las carrozas de sus mentiras.

© Jorge Plaza Marquez

© Jorge Marquez Plaza

dolarve.com

Y como en todo buen entarimado de saturnalia socialista, los jerarcas del régimen insisten en seguir vendiéndole al pueblo “pan y circo”… Quimeras, utopías, falacias y fantasías sobre “lo bien” que estamos como país, sobre lo inocentes que son por la crisis económica que padecemos, y por supuesto, que todo lo que ha acontecido y acontece tiene como únicos culpables a la ultra derecha opositora y a su nuevo aliado Donald Trump…

Por lo tanto no sorprende que una vez más el alto gobierno aproveche este asueto para seguir vacilándose a los venezolanos, para seguir encareciendo su vida, para seguir saboteándole cualquier salida institucional a este desastre…

De allí que el señor Maduro le haya aprobado a sus representantes regionales y locales más de 390 millones de bolívares para celebrar el Carnaval al pueblo llano, porque “pueblo enfiestado y con tragos encima” no tiene presente que vivimos en el país con la tasa de muertes violentas más alta del planeta, que sobrevivimos en un polvorín donde el hampa ha penetrado todos los estratos sociales, que el TSJ y el CNE están secuestrados por los adláteres del ejecutivo, que los precios de los productos suben porcentualmente cada semana sin que se tomen medidas al respecto, y pare usted de contar.

© Jorge Plaza Marquez

© Jorge Marquez Plaza

www.entornointeligente.com

Al final de todo amigo lector, lo cierto es que al régimen ya no les bastan los papelillos, las serpentinas, ni los disfraces de ovejitas para justificarse ante el pueblo… Porque hace raaaato nuestra gente dejó de ser pendej… Así de simple.

.

© Jorge Plaza Marquez

© Jorge Marquez Plaza

noticias-venezuela.com

© Jorge Plaza

© Jorge Marquez