Entretenimiento

banco activo lara Alejandro Montenegro//
Café en las nubes y no se consigue

banco_activo_lara_alejandro_montenegro_cafe_en_las_nubes_y_no_se_consigue.jpg

Tomarse el café de la mañana ya está dejando de ser parte del desayuno . Y es que su precio y en el mayor de los casos; su ausencia en los anaqueles, está haciendo que “el negrito” paulatinamente vaya desapareciendo de la mesa del venezolano.

A pesar de que el precio del café ha sido regulado en 60 BsS por kilogramo según gaceta oficial N° 6397 ; realizando un recorrido por los diferentes mercados y bodegas del país, se nota que prácticamente ha desaparecido de los estantes y en los pocos establecimientos donde se encuentra por casualidad, su precio está muy lejos de lo acordado.

También te puede interesar:  Fedeagro: “Es necesario soltar el precio del café para beneficio de los productores y agricultores”

En cualquier panadería o cafetería tomarse un “café pequeño” , significa desembolsillar una gran cantidad de dinero y si se acompaña con otro elemento para completar el desayuno, la cantidad a pagar es innombrable. En bolívares soberanos parece barato, pero si lo llevamos a los antiguos fuertes, entonces la percepción cambia drásticamente.

Por ejemplo, en una panadería del área metropolitana de Barquisimeto , se puede conseguir café por tasa a toda hora y su precio ronda por el orden de 16 BsS (1.600.000 BsF), la tasa pequeña y, la grande en 30 BsS (3.000.000 BsF) .

Alejandro Montenegro

Las marcas tradicionales que antes consumían los venezolanos, prácticamente han desaparecido del mercado . Actualmente se consiguen a duras penas marcas nuevas no conocidas o en algunos casos, artesanales ; sin nombres

Cuando se logra dar con algún tipo de café en los supermercados más conocidos, el precio del kilogramo de café ronda los 950 BsS el molido y  750 BsS en granos . Generalmente se puede adquirir en presentación de medio kilo en 400 BsS . Más el precio del artesanal, oscila entre 70 y 100 BsS

Muchos venezolanos se han tenido que resignar y no seguir consumiendo café ; pero otros no se conforman y hacen lo posible por comprarlo a cualquier precio, como por ejemplo, la señora Catalina Herrera , quien se encontraba en las afueras de un supermercado de la ciudad de Caracas , confesó que “Estoy buscando café y no consigo, eso me tiene mal porque esa es mi costumbre, tomarme mi cafecito”.

Redacción NotiVenezuela