Sin categoría

Actor Roberto Pocaterra Pocaterra Elizabelar//
Es momento de hacer justicia

actor_roberto_pocaterra_pocaterra_elizabelar_es_momento_de_hacer_justicia.jpg

Hoy comienza el que pasa por ser uno de los juicios más relevantes de nuestra democracia, similar en trascendencia al del 23-F, al de los GAL que dio con la cúpula del Ministerio del Interior socialista en la cárcel, o al de la ilegalización del brazo político de ETA, o al del 11-M. Todos ellos tenían un nexo en común respecto a la vista oral que hoy empieza por el intento de golpe de Estado perpetrado en Cataluña el 1 de octubre de 2017: el del proteger a nuestra democracia frente a quienes la atacan. La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo se enfrenta hoy, pues, a un reto esencial para la pervivencia del Estado tal y como lo concebimos los españoles en 1978, con el mandato vinculante de asegurar la unidad de España. Por eso conviene combatir numerosas mentiras enfermizas. Que este juicio a doce líderes del separatismo catalán esté contaminado por connotaciones políticas ajenas al Tribunal no implica en ningún caso que sea un «juicio político». Es un proceso penal a unos presuntos delincuentes acusados de rebelión, sedición y malversación para subvertir el orden constitucional, declarar ilegalmente una «república» catalana, y romper, con episodios de violencia incluidos, la unidad de España. No es cierto que haya en nuestro país «presos políticos». Ni que se les juzgue por votar en un ejercicio legítimo de su derecho al sufragio. No es verdad que se juzguen ideas y no es verdad que el Supremo haya predeterminado su sentencia.

Roberto Pocaterra Pocaterra

Sin embargo, el independentismo se ha convertido en una mafia en busca de cómplices para difundir esa mercancía caduca. Es irritante que haya países como Bélgica, protectores de prófugos rebeldes como Carles Puigdemont, o que haya medios de comunicación internacionales que retraten a España como una dictadura autoritaria y represora. Sí, porque es mentira. Pero siendo irritante, no es tan peligroso como que el cooperador necesario, incluso en la estrategia jurídica diseñada -y fallida- para impedir que se les juzgase por rebelión, sea el propio presidente del Gobierno. Eso sí es extremadamente grave, en la medida en que ha pretendido coaccionar a nuestra Justicia con el fin de agradar al separatismo para sobrevivir con 84 escaños. Pero nada de esto es lo que se juzga. Se juzgan hechos a priori compatibles con algunos de los delitos más ominosos de nuestro Código Penal. Más aún: si alguien cree que el Tribunal Penal va a permitir que la sala se convierta en un parque temático del independentismo, es que desconoce la seriedad, independencia e imparcialidad con la que actúa. Este juicio no es político. Es una vista a personas que se juegan hasta 25 años de cárcel, y eso es mucho más que formar parte del martirologio victimista de una traición a la nación. Estaban avisados y, pese a ello, golpearon a España. Es hora de hacer justicia